Home > Live > Crónica de The Rubinoos en Moby Dick (Madrid)

Crónica de The Rubinoos en Moby Dick (Madrid)

The Rubinoos

The Rubinoos – Moby Dick – Madrid – 23 de enero de 2016

Tras una gira nacional que ha copado el mapa peninsular de norte a sur, The Rubinoos llegaba a la capital española. Barcelona, Bilbao, Santander, Valencia, Murcia, Castellón y Zaragoza han sido las ciudades escogidas por los norteamericanos para presentar su último disco, ’45’. Un trabajo publicado en 2014 cuando la banda celebraba su 45 aniversario sobre los escenarios.

Al llegar a la sala, nos recibía una cola en la puerta de acceso. Esto siempre suele ser un buen presagio. Aunque también una “putada” que el guardarropas esté lleno, pero fue fácil hallar algún soporte donde dejar los abrigos dentro.

Al entrar, un puesto de merchandising en el que algunos hacían tiempo para que la banda considerada como los padres del power-pop salieran al escenario. Realmente no fueron muy impuntuales, ya que a eso de las 22:00 horas hacían su aparición con un saludo al público.

En un spanglish bastante logrado, intervenían entre cada canción. Contando anécdotas de la canción que continuaba o simplemente agradeciendo al público con frases como “gracias por su atendencia”, se fueron metiendo a los allí presentes al bolsillo.

Algunas presentaciones de canciones fueron muy graciosas. Véase el ejemplo de Run Mascara Run, el single de su último disco. Relacionaron la traducción de máscara de pestañas, lo que también conocemos como rímel, quedando por tanto una traducción del título así: “corre rímel, corre”. 

Si bien es cierto que el público estaba muy predispuesto a salir contento del concierto, pero es verdad que el cuarteto norteamericano supo ganarse la simpatía de todos con su música y su feedback desde el escenario. Muestra de ello fue el momento en el que, entre risas desmintieron que el título de su último disco fuese 45 porque tenga relación con los años que llevan como banda, ya que si así fuese el disco se llamaría 15.

Canciones muy fieles a su estilo power-pop muy bien defendidas por los cuatro músicos. Punteos de escándalo de Tommy Dunbar y baterías bien compactadas de Donn Spindt, sobre los que  se apoyaba la voz de Jon Rubin acompañado por los coros y graves de Al Chan al bajo.

Hora y media de música que acababa con versiones como Sugar, Honey, Honey, donde todo el público se animó a cantar.

Como colofón a su cercanía, nada más acabar la actuación salieron a saludar a sus seguidores y a firmar discos y camisetas o a hacerse fotos.

You may also like
The Black Box Revelation
Crónica concierto The Black Box Revelation en De Roma, Amberes
Big Up!
Big Up! es Murcia y Murcia es Big Up!
Bside Festival
Crónica BSide Festival 2016
Neuman
Crónica Festival de les Arts 2016 – Sábado

Deja un comentario