Home > Festivales 2016 > Crónica BSide Festival 2016

Crónica BSide Festival 2016

Bside Festival

Larga vida al Bside Festival

Otro año más, el césped del Estadio Sánchez Cánovas vestía de público… un público menos habitual de ese que suele visitar el estadio durante el resto del año, nos adentramos en la doceava edición del festival molinense.

El astro rey comenzaba su descenso sobre el azul molinense cuando se abrieron las puertas del recinto y Vincent Valera ponía las primeras notas musicales de la tarde con una sesión que apenas duraba quince minutos, pero suficientes para preparar el concierto de los primeros en abrir el cálido escenario: Viva Suecia. Los murcianos pusieron banda sonora a la puesta de sol mientras sonaban los temas de su primer y único LP publicado hasta ahora que recoge también algunas de las canciones de un EP anterior. Con una fuerza musical que hizo vibrar al escaso público que debería haber estado viendo un directo ideal con temas como Los años, Permiso o perdón o su conocido single Bien por ti. La sorpresa de su repertorio llegaba de la mano de una versión menos esperada, Vidas cruzadas de Quique González, sobradamente defendida y llevada a su terreno.

Los murcianos venían del South Pop de Isla Cristina donde tocaron la noche de antes. Afirmaron que pese a los kilómetros (pinchazo de rueda incluído), había sido un honor estar sobre el escenario del Bside Festival.

El interludio musical entre actuación y actuación venía servido por Fenómeno Dj, el reconocido disc jockey que marcó el paso de unos murcianos a otros: Perro. Probablemente no demasiado conocidos ante gran parte del público presente, pero sobre el que sin duda dejaron estampada una agradable huella musical. El cuarteto murciano formado por dos baterías, guitarra y bajo, impregna de fuerza y potencia cada directo y el del Bside Festival no fue menos. Dos baterías perfectamente coordinadas sirviendo de guía a la distorsión de cuerda que levantaban por todo lo alto temas como La reina de Inglaterra y ese estupendo estribillo que reza “mi abuela es la reina de Inglaterra” y que se mete en el subconsciente para acompañarte el resto de la noche. El lujo para la banda era “tocar a 10 minutos de su casa” como afirmaban en una de las pocas intervenciones de palabra que dedicaron durante una actuación guiada por lo que mejor saben hacer, música.

Los siguientes deejays eran el dúo Salvaje y Silvestre que supieron mantener el ambiente cálido para lo que se avecinaba. Un escenario decorado con rosas en los pies de micro iban dando pistas. Abría la sesión Ale Acosta al que se le unía el resto de la banda hasta que Nita hizo su entrada a la voz. Fuel Fandango puso los tonos rojizos y negros que le caracterizan cargados de fuerza y energía. Ni que decir que regalaron espectáculo en su máximo exponente como sólo ellos pueden hacerlo. Nita pudo hacer fácil más de diez kilómetros recorriendo escenario de lado a lado durante prácticamente una hora, ¡impresionante la energía de esta mujer! Interpretación, voz,… perfectas, apoyadas de esos “zapateaos” que hacen cuestionarse de dónde saca tantas habilidades la cordobesa. Aunque es obvio que no sería posible vestir un escenario con ese tallaje sin contar con una gran banda como la que forman.

El momento “pinchada” venía ahora de la mano de Daniel Lorca de Nada Surf, manteniendo al público arriba, aunque no fue demasiado necesario porque el recinto estaba hasta arriba de gente deseosa de ver a los cabeza de cartel, Izal. Pasada la medianoche, el ambiente estaba más cálido que a las siete de la tarde. Con una energía feroz y un cartel luminoso de fondo que rezaba Copacabana, aparecía la banda de Madrid. Una banda entregada a los pulmones que se unían en cada canción a las letras de Mikel Izal. Literalmente perdí la cuenta del número de guitarras que el líder de la banda utilizó y cambió durante la actuación, como perdí la cuenta del número de “minis” de cerveza que se vieron volando por el aire y que sospecho, no debieron agradar demasiado a quienes recibieron un líquido proveniente del cielo. Pero los ánimos estaban tan esplendorosos, que la gente cantaba y saltaba al ritmo de los temas coleccionados en los tres discos que lleva publicados la banda. Si tengo que destacar un momento de su actuación, fue el de escuchar a Mikel recordando sus inicios en una sala de Murcia y animando a ver más conciertos en este tipo de salas ya que “de las salas pequeñas, salen las grandes bandas”.

El descontrol final llegó de la mano de La mujer de verde y un coreado Copacabana.

Women Beat preparaban el último tránsito musical, esta vez a manos de una banda internacional proveniente del país vecino, Talisco. Los parisinos estaban eufóricos porque era la primera actuación fuera de su país y así lo transmitieron. Un recorrido por los temas del trío que logró sorprender con un sonido muy británico que mantuvo los ánimos de parte del gran público que aguantaba pasadas las dos y media de la madrugada. Su gran The Keys puso el final a una actuación de poco más de media hora que a mí me quedó escasa.

El punto y final llegaba de la mano de Carlos Areces y Aníbal Gómez, o lo que es lo mismo, Ojete Calor llevados a los platos musicales. El dúo supo meterse a un numeroso público que se acumuló al inicio de su sesión y cuyos primeros temas fueron un homenaje a tiempos pasados, entre los que destacaron Raphael, The Beatles, Righteous Brothers o Camilo Sesto e incluso temas propios como el hit “Corre Sarah Connor, te persigue el cyborg”. Incluso hubo cabida para el streapteasse con la canción de Joe Cocker invitando a cuatro asistentes del público a subir y bailar al ritmo de la música mientras libremente podían quitarse algo de ropa.

Una doceava edición del Bside Festival muy bien lograda que consiguió atraer a buen número de público, aunque a mi parecer se hizo visible demasiada entrada la noche.

You may also like
The Black Box Revelation
Crónica concierto The Black Box Revelation en De Roma, Amberes
Big Up!
Big Up! es Murcia y Murcia es Big Up!
Bside Festival
Bside Festival cumple doce ediciones con Izal y Fuel Fandango liderando el cartel
Neuman
Crónica Festival de les Arts 2016 – Sábado

Deja un comentario