Home > Críticas > Internacional > David Bowie – Blackstar

David Bowie – Blackstar

Quien iba a decir que la gran obra maestra de Bowie no iba a ser un disco suyo, sino su final, solo tres días después del lanzamiento de Blackstar (ya disco póstumo), el mundo se despertaba con la muerte del hombre de las estrellas. Doble tirabuzón con salto mortal hacia atrás, genio hasta la sepultura.

Blackstar se acoge con el corazón en un puño, con la sensibilidad a flor de piel, ya sabiendo que el Duque Blanco no volverá a publicar nada, y que solo nos quedarán los ecos de su extraordinaria y versátil carrera. Es de inhumanos no erizarse con Lazarus, su saxo, su letra y su videoclip, hey atentos que me estoy muriendo, parece avisar (“mira arriba, estoy en el cielo, tengo cicatrices que no se pueden ver, estoy en peligro y no tengo nada que perder”).

Su disco de estudio número 27 está repletos de bases de jazz mezcladas con ritmos más contemporáneos, notas desquiciadas llevadas al extremo y complejas estructuras para composiciones de nota, como esa obra maestra que es el primer corte, Blackstar, acompañado por un vídeo totalmente Lynch (recordar que el mismo Bowie tenía una extravagante aparición en Fuego, camina conmigo, la revisión cinematográfica de Twin Peaks).

Dollar Days es una onírica preciosidad, Tis a Pity She Was a Whore es un laberíntico oceáno de notas a destiempo y atmósfera enfermiza, brutal temazo, Girl Loves Me no le va a la zaga, sin embargo Sue (Or in a Season of Crime) es la menos inspirada.
I Can’t Give Everything Away es la lacrimógena despedida, otra exhibición de saxo con mensajes ocultos: “se que algo va muy mal” “diseños de calaveras sobre mis zapatos”

Todavía hoy, repasando su discografía, me sorprendo diciéndome “coño, esto también era de Bowie!”.

You may also like
David Bowie Music Pill
Octubre huele a homenaje a David Bowie
Tom Petty & The Heartbreakers
Adiós Tom Petty. Learning to fly
New Pull
Crítica New Pull – We are New Pull
The Black Box Revelation
Crónica concierto The Black Box Revelation en De Roma, Amberes

Deja un comentario