Home > Críticas > Internacional > Bruce Springsteen – High Hopes

Bruce Springsteen – High Hopes

Que los ídolos de uno envejezcan es algo que no le gusta a nadie. Con la edad, algunos artistas se vuelven complacientes y blandos, pierden el hambre y hacen que decaiga el interés de sus fans por sus nuevas obras.

Pero desde luego, nada de esto tiene que ver con Bruce Springsteen. Y no sólo por los conciertos de 3 ó 4 horas que se sigue marcando, sino por su abundante producción discográfica de los últimos años. Es cierto que discos tan redondos como ‘Born to Run’  o ‘Darkness on The Edge of Town’ quedan lejos, y que sus últimos álbumes pecan de cierta irregularidad -‘Magic’ rebosaba energía mientras ‘Working on a Dream’ era por momentos un sin sentido-, pero a sus 64 años, el Boss sigue teniendo recursos de sobra para grabar un puñado de buenas canciones, como ocurre en ‘High Hopes’.

Como el propio Bruce explica en el libreto interior, este álbum recoge algunas de sus canciones inéditas favoritas de los últimos años, junto con varias versiones y regrabaciones de un par de temas. Y para ello cuenta con gran parte de la E Street Band, recuperando incluso pistas de los fallecidos Clarence Clemons y Danny Federici, y con la presencia de Tom Morello -Rage Against The Machine, Audioslave- en la mayoría de temas. Precisamente, la presencia de este último, que ya había sustituido temporalmente a Steve Van Zandt en la anterior gira australiana del Boss, se muestra fundamental, tanto como instigador de la grabación -así señalado por el propio Bruce- como por la energía que desprenden temas como Heaven’s Wall o la propia High Hopes, donde la sección de vientos junto con el propio Morello llevan la voz cantante. Harry’s Place por contra desprende sensualidad ochentera, con un bajo flotante irresistible y el saxo de Clemons, mientras Down in The Hole es un tema pantanoso, con cierto toque country. También encontramos temas frescos y directos, como Frankie Fell in Love o la versión de Just Like Fire Would de la banda australiana The Saints. Pero sin duda, los puntos álgidos de este álbum son las nuevas versiones de American Skin (41 Shots) y de The Ghost of Tom Joad. La primera, que apareció inicialmente en el disco en directo ‘Live in New York City’, y que por entonces significaba el reencuentro de Springsteen con la E Street Band, toma aquí un nuevo cariz, con más profundidad y riqueza, gracias a los nuevos arreglos, y se convierte en un tema indispensable. Y en cuanto a The Ghost of Tom Joad -de la cual Rage Against The Machine ya hicieron una versión apabullante en su disco ‘Renegades’- se convierte aquí en un clásico, con una letra emocionante y quizás de más actualidad que nunca, dejando sin aliento por el increíble trabajo a la guitarra de Tom Morello, que además comparte las voces con el Boss. Realmente, este tema podría justificar por si sólo la escucha de ‘High Hopes’, que si bien está algo alejado de la homogeneidad habitual en cuanto a temática y estilo de los trabajos de Springsteen, sí que está lleno de canciones notables. Estamos de enhorabuena, el Boss sigue siendo el Boss.

You may also like
New Pull
Crítica New Pull – We are New Pull
The Black Box Revelation
Crónica concierto The Black Box Revelation en De Roma, Amberes
The Coral
The Coral – Distance Inbetween
The Last Shadow Puppets
The Last Shadow Puppets – Everything You’ve Come To Expect

Deja un comentario